Los deberes de un bombero de cuatro patas incluyen más que perseguir gatos, rascarse y pedir comida, ya que la nariz de estos caninos realmente es algo valioso. En términos de efectividad, la nariz de un perro bombero es un millón de veces más fuerte que la nariz humana y es que una octava parte del cerebro del canino está diseñada para oler.

La historia de los bomberos de cuatro patas

Los perros tienen la capacidad de percibir el fuego, ya que un fuerte sentido del olfato y una excelente audición permiten a los perros oler el humo y escuchar las llamas cuando un fuego avanza.

Algunos perros son tan conscientes del fuego que se han convertido en los mejores detectores de incendios forestales en la escena del crimen del hombre.

Tradicionalmente un perro es la mascota del departamento de bomberos. El dálmata ha sido un símbolo contra los incendios, ya que esta raza de perros eran usados para escoltar a los carruajes tirados por caballos.
Se descubrió, que más que cualquier otra raza de perros, el dálmata formó un vínculo increíblemente estrecho con los caballos.

Fueron elegidos también por su fuerza, vitalidad y tamaño, lo que los convirtió en el complemento perfecto para mantener a los caballos tranquilos durante un incendio. Cuando los camiones de bomberos comenzaron a ser a motor, el dálmata seguía siendo la mascota con su presencia calmada durante un episodio de incendios.

El poder de los perros bomberos

Perro en el bosque
Científicamente los perros están perfectamente creados para detectar incendios. Tienen un órgano detector especial en la zona dentro de su boca y no presente en los seres humanos que puede “probar” los olores.

Esta “herramienta” fortalece la capacidad de un perro para detectar olores y sentir más intensamente de qué se trata. Los perros tienen la capacidad sensorial de distinguir entre diferentes olores y con el entrenamiento pueden detectar signos de incendio premeditado.

Entrenados para prevenir los incendios forestales

Los bomberos y los detectores de la escena del crimen ahora están usando perros para ayudar a detectar la causa de los incendios y es que usando su sentido del olfato, los perros pueden localizar las brasas o puntos de acceso varios días antes de que empiecen a encenderse.

En un sitio donde se había extinguido un incendio tres días antes en Smaland, al sur de Suecia, un bombero de cuatro patas llamada Ripa, encontró veinte brasas en cuatro horas. Los bomberos pudieron entonces eliminar los puntos calientes a través del agua, dándoles una mayor seguridad de que las llamas no volverían a encenderse en un corto plazo.

Los perros pueden oler lo que sucedió en el pasado, los visitantes nocturnos y los olores del día anterior. Pueden sentir lo que va a pasar a través del aroma en el aire, la tormenta que se avecina o un fuerte olor a humo.

Al investigar las escenas de fuego, el perro usa botas para proteger sus patas de fragmentos de cristal y otros objetos afilados.

Los perros bomberos ofrecen un servicio aproximado de diez años una vez entrenados, y aparte asisten a cursos más actualizados para identificar sustancias o aceleradores correctamente.

Hoy en día ya no son solo los dálmatas los perros detectores del fuego, también hay otras razas como los Beagles, Golden retriever o Pastores alemanes que pueden ayudar a detectar un fuego y los labradores se encuentran entre las mejores razas para este tipo de entrenamiento.

Los perros deben también aprender a detectar otros olores a través del fuego y cualquier tipo de productos químicos que un pirómano usaría para comenzar un incendio. Además de eso, pueden mezclarse con los espectadores para ver si hay alguien que pudo haber estado involucrado a la hora de encender ese fuego.

Cuando los perros bomberos encuentran el acelerador, están entrenados para sentarse y colocan una pata en el área que han detectado o apuntan con su nariz hacia la zona y alteran el suelo para que este se pueda tomar y analizar las muestras.

La formación es muy específica y basada en recompensas de alimentos. A los perros no se les premian a menos que hayan completado con éxito sus ejercicios de entrenamiento.

Los caninos deben permanecer 24/7 con sus instructores, que son los que controlan el sistema de recompensa de alimentos. Por su energía, entusiasmo y ganas de complacer, pueden moverse en lugares difíciles más rápido que sus adiestradores.

 

¿Qué causa los incendios forestales?

La mayoría de los incendios forestales son causados por humanos, específicamente se producen por las fogatas desatendidas, los cigarrillos desechados que no se apagaron adecuadamente y los incendios intencionados.

Las líneas eléctricas y algunos elementos que se encuentran en los coches también pueden hacer que se cree algún incendio forestal a causa de las chispas espontáneas que saltan a áreas secas o cubiertas de hierba.

Las únicas causas naturales de los incendios forestales son los flujos de lava y los relámpagos que llegan al suelo. Claramente, los humanos tienen el efecto más destructivo en el medio ambiente con respecto al fuego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *