Cómo hacer una calçotada

La calçotada es una tradicional fiesta gastronómica catalana que se celebra entre los meses de enero y marzo aproximadamente.

Esta fiesta consiste en asar y comer calçots. Los calçots son un tipo de cebolleta alargada muy tierna con un sabor suave y dulce y se untan en una salsa de romesco elaborada con tomates, ajo, pan, ñoras, aceite, almendras y avellanas

Además de los tradicionales calçots, también es típico incluir carne y embutidos a la parrilla variados como chuletillas de cordero, butifarra y además también son típicas las alcachofas y unas alubias llamadas mongetes. Todo ello regado con un buen vino tinto de la zona y pa amb tomàquet.

Consejos para hacer una calçotada en casa

Lo primero y fundamental es comprar todos los ingredientes necesarios para la calçotada. Necesitarás calçots, evidentemente, carne para la barbacoa. En este sentido, va un poco al gusto, puedes adquirir costillas o chuletas, butifarra, vino tinto, pan y aceite de oliva.

Además, es recomendable tener a mano una plancha o parrilla para cocinar la carne y los calçots.

Paso 1: Prepara los calçots

Lo primero es limpiar bien los calçots antes de asarlos. Lávalos bien y quita los extremos. A continuación, colócalos en la parrilla o la plancha durante unos 10 o 15 minutos hasta que estén dorados y blandos. Una vez sacados de las brasas, envuélvelos en papel de periódico para que no pierdan el calor.

Paso 2: Es turno de la carne

Después de los calçots, es el momento de preparar la carne a la parrilla. Asegúrate de darle el punto adecuado a la carne para que no quede pasada.

Paso 3: El postre

Nada como poner el broche final a tu calçotada con una buena crema catalana de postre. De tus comensales dependerá si se larga la cosa con café y copas.

Cómo hacer calçots en el horno

  1. Precalienta el horno a 220°C durante al menos 15 minutos antes de cocinar los calçots. Durante este tiempo, puedes aprovechar para limpiar los calçots.
  2. Coloca los calçots en una bandeja para hornear sin que se amontonen demasiado y hornea los calçots durante unos 20-25 minutos, o hasta que estén tiernos y dorados.
  3. Envuélvelos en papel de periódico y déjalos reposar unos 20 minutos.

Receta de calçots a la brasa

  1. Prepara los calçots antes de ponerlos en la parrilla cortando un poco las hojas verdes para que éstas no sean demasiado largas.
  2. Vamos a utilizar una de esas parrillas dobles que se pueden abrir y cerrar. Colocamos los calçots en la parrilla uno al lado del otro, de forma que la parte blanca quede en el interior de la parrilla y la verde en el exterior.
  3. Colocamos la parrilla en el fuego. Los calçots hay que hacerlos a la llama y no con ascuas o brasas.
  4. Les damos una vuelta al cabo de unos 7 u 8 minutos para que se vayan haciendo por el otro lado. Es mejor no darle muchas vueltas a los calçots para evitar que éstos se muevan en exceso y se salgan de la parrilla.
  5. Al cabo de unos 15 minutos más o menos, los calçots ya presentarán su habitual aspecto quemado por fuera. Cuando veas que los calçots empiezan a gotear y a rajarse, es señal de que ya están listos para sacarlos del fuego.
  6. Enrolla los calçots en un papel de periódico y déjalos reposar unos 25-30 minutos para que se terminen de hacer con el calor residual.

En resumen, hacer una calçotada es muy sencillo. Con estos pasos, podrás disfrutar de esta tradicional comida catalana en la comodidad de tu propia casa o si dispones de un terreno adecuado, marcarte una calçotada con tus familiares y amigos y disfrutar de una jornada inolvidable.